CASTELLAR (Jaén)

dj.

Get Adobe Flash player

Hacía ya algunos años que te conocía, aunque recuerdo con especial cariño la época en la que entré a formar parte de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, de la que tan orgulloso te sentías de ser hermano, y en la que realmente comenzó nuestra amistad como tal, allá por el año 2000. Muchas son las anécdotas en esas noches de jueves santo mientras se ultimaban los preparativos de los tronos... cuantas risas nos habremos echado, y cuantos "chascarrillos" me habrás contado desde entonces.

Luego vino la web, una web que sé que seguías y con la que colaborabas activamente, algunos de cuyos tesoros se que guardabas como oro en paño en tu "ordenador del siglo pasado" como tu decías. Esas largas charlas por teléfono por una nimiedad y que luego se iban "por los cerros de Ubeda", ese intercambio de pareceres que tenías y sobre todo, el agradecerte que en muchas ocasiones tomaras mi parecer para tal o cual cosa. Sabes que siempre te agradecí eso.

Recuerdo que te costó un poco adaptarte a las nuevas tecnologías.. eso del whathsapp y del "facebuque" no iba mucho contigo, pero al final te hiciste sin problema con ellos y te movías entre ellos como pez en el agua. Recuerdo esa pregunta que lanzaste en facebook, y que pronto tuvo muchísimas respuestas y todas ellas con talante positivo, y no por "peloteo", si no porque un hombre bonachón, "gazpachón" a veces y grande en todos los sentidos, no solo en el volumen corporal, no podía cosechar otras respuestas. Me consta que eras muy querido por tus alumnos, y por todos los que te conocíamos.

Sabes, allá donde estés, que disfrutaba con tus historias, o simplemente con tener una charla contigo, con estrecharte las manos o con darte un abrazo, aunque siempre bromeabas diciendo que eso cada vez era más difícil.

Llevabas razón en lo que me dijiste con mi pequeña, y cada día me ocurre más... tú sabes a qué me refiero.

Esta mañana me dieron la noticia de que habías agarrado un camino distinto, y te habías marchado. Reconozco que me impresionó porque, aunque de lejos, te ví en la procesión de la Madrugá, tú Madrugá, sin hábito, y luego no te vi para saludarte, aunque por móvil habíamos tenido alguna que otra "conversación" interesante en los últimos días. Y sobre todo porque no tenía constancia de que estuvieras mal. 

Se nos va un hombre grande, con un corazón enorme y que nunca sabía decir que no a nadie, quizás uno de tus defectos, como tu mismo reconocías..

Allá donde estés, se echará de menos su presencia y tu saber estar, porque aunque sé que muchas veces te sacaban de quicio, era difícil que perdieras la compostura. Se me va un amigo, un "maestro", aunque no de escuela, y un motivo de inspiración. Muchos son los poemas, poesías y demás que nos dejas en herencia. Esperemos, como hablábamos en nuestra última conversación telefónica, hace apenas unos días, la gente sepa valorarlo, y sobre todo respetarlo.

Descansa en paz amigo. No se me ocurría mejor manera de homenajearte que con una foto que casualmente encontré hace un mes revolviendo cds viejos para organizarlos, cuando se te dieron las tapas del pregón de la Semana Santa del 2008, junto al estandarte de la que fue tu cofradía.

Allá donde estés, Baldomero, por mi parte, sabes que también fue una "hemorragia de satisfacción" el haberte conocido. 

Padrenuestro Nazareno.     1985 

(Baldomero Patón Galdón)

 

 

Padre Nuestro, Nazareno

que siempre estás en el Cielo

y, esta noche, junto a mí,

bajo el peso de la Cruz

y el brillo de los luceros.

 

  Santificado sea tu nombre,

siempre, Jesús Nazareno,

y, con tu paz y perdón,

llegue a nosotros tu Reino.

 

  Hágase, por todo tiempo,

en la Tierra y en el Cielo,

tu Divina Voluntad,

Jesús Sufriente y Sereno.

 

  Perdona, Señor a todos;

haz que todos perdonemos.

Ampara a los penitentes,

mira a Tus pies a Tu pueblo

que, a pesar de sus pecados,

a Ti sigue recurriendo.

 

  Y que no nos falte el pan,

el trabajo y el ejemplo.

 

  Y agua, Señor, que es vida,

y el campo se está muriendo.

 

  Líbranos de todo mal,

Padre Jesús Nazareno.

 

  Aleja la tentación

de estos tus humildes siervos

que, en "madrugá", cada año,

siguen tus huellas sangrantes

y lloran con tu recuerdo.

 

  Y quieren salvar sus almas

para, al final de los tiempos,

presentarse ante el Creador

y escuchar que el Padre Eterno,

con mirada bondadosa,

uno a uno, va diciendo:

 

  "Tú sí seguiste a Jesús:

¡con Él  fuiste NAZARENO!"   

0
0
0
s2smodern

Menu Principal

 

CD CASTELLAR IBERO

Artículos recientes

Publicaciones

  

 


 

Contacto

 

Tablón anuncios

split

generator

 




Visitas

Como llegar