email facebook instagram twitter castellar senior castellar juvenil castellar infantil castellar cadete castellar femenino    

                                     

testimonios

  • Testimonios II - María, enfermera

    Continúo rindiendo un pequeño homenaje a todos aquellos que, de una forma u otra, están luchando día a día contra esta maldita pandemia, y que creo que tienen aquí su pequeña ventanita para poder expresar sus sentimientos en estos días tan complicados a veces. Como decía ayer a una de ellos, ellos respiran, sienten, lloran en soledad y se recargan con cualquier pequeña situación diaria. Ellos son nuestros verdaderos héroes, y como tal mi apoyo y admiración.

    Os animo a que enviéis vuestras reflexiones a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. si estáis en esta "guerra" en alguno de sus frentes, o desde casa, pero siempre dejando ver vuestro día a día.

    Os dejo con María, enfermera. Gracias por lo que me dijiste ayer y por compartir estas palabras con nosotros, y mucho ánimo para seguir adelante.

    -----------

    Dia casi 40 de confinamiento. Me pide un amigo y paisano que cuente mis impresiones, mi día a día en esta lucha contra el Covid-19. Aunque no lo creaís es muy difícil, mas de lo que parece, es complicado intentar plasmar mediante palabras tantas emociones y sentimientos que sentimos a diario.
    Casi no se como empezar. Yo como enfermera, me levanto a diario intentando transmitir tranquilidad en casa y es hora de marcharme a trabajar. Llego al hospital con mi mejor sonrisa, esa que todos los que me conocen dicen que nunca debo perder. Me dirijo a esos servicios de hospitalización y urgencias que tanto me han enseñado y con esos compañeros que a día de hoy ya son FAMILIA, lista para otro intenso turno. Me coloco el uniforme de batalla, el gorro y esa mascarilla que no me deja respirar bien, pero a la que ya nos vamos acostumbrando. Pasamos momentos que jamás hubiéramos imaginado que nos tocaría vivir. Nadie nos había preparado para esto, situaciones que nos unen más de lo que ya estábamos. ¡Pero menudo equipazo el nuestro! ¡GRACIAS compañeros por hacer los turnos más fáciles!
    Los pacientes nos miran con miedo, y ahí estamos nosotros, intentando transmitirles un poquito de tranquilidad, hacerles sentir que no están solos, aunque solo puedan ver unos ojos tras unas gafas empañadas, e intentar que sientan un poquito de calor. Sigo transmitiéndoles el mayor cariño del mundo disfrazado de buceadores o lo que sea que parezcamos.
    Son muchos sentimientos a la vez, miedo, pena, nerviosismo, preocupación, superación, esperanza, respeto, compromiso, orgullo… y es que no se puede fallar.
    Acaba el turno, al llegar a casa está mi familia, y es entonces cuando el mayor de los miedos me invade, y es que mi miedo no es contagiarme, mi miedo es contagiar a mi familia. Me tumbo en la cama y aun parece que tengo el gorro puesto y la mascarilla, duelen la nariz, las orejas, la frente… hasta que consigo cerrar los ojos y dormir. Mañana será otro día, ¡tal y como dice mi madre un día más es un día menos para que todo esto termine.
    A pesar de todo los sanitarios siempre hemos dado lo mejor de nosotros, lo estamos dando y lo seguiremos dando.
    Todos tenéis miedo, nosotros también tenemos miedo, pero aquí seguiremos luchando, al pie del cañón como hemos hecho hasta ahora, dejándonos cada día la piel y cuidando de todos y cada uno de vosotros.
    Hoy estoy más orgullosa que nunca de la profesión que un día elegí, ENFERMERÍA, ¡La profesión más bonita del mundo!
    A todos los compañeros que están a diario al pie del cañón, en mi hospital, en Andalucía, en España y el resto del mundo, a mi familia y amigos que me transmiten fuerza y confianza a diario. GRACIAS
    VOLVEREMOS A ABRAZARNOS SIN MIEDO, VOLVEREMOS A SONREIR SIN NADA QUE NOS TAPE LA BOCA

  • Testimonios III - Liliana, Médico de familia

    Tercera entrega de estos reconocimientos a aquellos que luchan y que nos hacen la vida más fácil en estos momentos en el que el Coronavirus se ha instalado en nuestras vidas. En esta ocasión una médico de familia, que nos deja algunas reflexiones interesantes.

    Animo a aquellas personas con las que puse en contacto, y a aquellas con las que no pero tienen algo que decir, a que dejen su testimonio impreso y me lo envíen a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para poder compartirlo con todos los castellariegos y visitantes de la web.

    ____________________

    Centro de Salud de Castellar

    Dra Rey Agüero, Liliana
     
    Hace muchos años que trabajo en Atención Primaria y en cuestión de un mes las tareas que realizamos día a día son muy distintas, han cambiado totalmente.


    Al llegar al Centro de Salud me encuentro con mis compañeros y, en estos momentos, el solo hecho de vernos sanos y firmes en nuestros puestos nos anima para poder continuar. Somos un grupo de profesionales que cada día se pone en camino para aportar su conocimiento y su entrega pero que tienen su propia historia, una familia, compañeros y amigos , que dejan atrás sus miedos para realizar su trabajo con la mayor dedicación.
    Comenzamos cada cual en su consulta a realizar nuestra tarea que ahora es fundamentalmente telefónica-telemática. La consulta telefónica es esperada y bien recibida... siento que los pacientes necesitan oír a su médico de cabecera o a su enfermero y que eso consuela mucho en estos momentos; pero en lo personal, echo de menos el contacto y la charla directa con cada uno. Trabajamos en
    tensión, con nerviosismo, concentrados, tratando de pensar en las medidas correctas y necesarias para protegernos y proteger a los demás, limitando al máximo las citas y avisos para explorar a los pacientes porque sabemos que en estos momentos es lo mejor para ellos.
    Nuestra tarea es, más que nunca, en equipo, médicos (de familia y pediatría) y enfermeros estamos pendientes unos de otros para que la actividad salga adelante sin problemas. Todos somos necesarios, también el área administrativa, fundamental para la organización de las consultas y para filtrar lo realmente importante.
    Esta pandemia y sus riesgos, han cambiado nuestras vidas tanto en lo personal como en lo profesional y no sabemos por cuanto tiempo.
    Lo que estamos viviendo nos está demostrando lo desvalidos que estamos ante riesgos como estos pero también lo fuertes que somos en conjunto, ha agudizado nuestras mentes y nos ha
    movilizado para salir adelante.
    Y, a la vez, nos está demostrando la solidaridad de la gente, su preocupación por ayudar, ponerse manos a la obra en lo que haga falta, aportando cada uno lo que puede. Eso emociona y anima a continuar, sin importar los kilómetros que recorremos algunos para llegar a nuestros puestos de trabajo, las inclemencias del tiempo o lo cansados y tarde que llegamos a casa, relativizando las decisiones nefastas de los políticos, la falta de recursos, la condición precaria en la que trabajamos a veces. Volvemos a casa satisfechos por el trabajo bien hecho, pero también conscientes de que aún nos queda camino por recorrer y con el deseo de que cada vez estemos más cerca del final.
    Todos podemos poner nuestro granito de arena, cada cual en lo que le toca , siguiendo las recomendaciones ,siendo positivos y cuidando unos de otros , con responsabilidad saldremos de esta.
    Solo espero que luego, cuando todo esto pase, estos sentimientos no se pierdan y que los sanitarios sigamos siendo respetados y valorados de la misma manera, aunque ya no nos aplaudan.

  • Testimonios IV - Loli, A.T.S.

    Cuarta entrega de esta serie de testimonios de esos héroes que día a día, dentro de su rama y en el lugar donde les ha tocado trabajar, poner todo su empeño en que podamos sentirnos día a día más seguros contra el COVID.

    Animo a aquellos que aún quedan por decidirse a enviarme su testomonio, a que lo hagan a través del correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Mucho ánimo. Juntos lo lograremos. En los próximos días subiré uno nuevo

    ______________________________

    Es muy difícil explicar lo que siento en esta situación de Pandemia.
    Aquí no hay situación Social, económica, raza, nacionalidad. Todos!!! El mundo entero sufriendo..
    Mi día a día es complicado porque tengo una familia a la que no quiero ni pensar que yo pueda infectar.
    Eso me hace sufrir...
    Trabajo desde hace más de 11 años en Castellar... Aquí tengo mi familia de Castellariegos que en estos momentos me hacen preguntas que no sé contestar... Tengo una relación estrecha y familiar con mis pacientes a los que ahora no puedo acariciar ni hacerles demostracion de cariño, apoyo,.. A lo que estamos acostumbrados.

    Voy a mi visitas Domiciliarias con prisa, para permanecer allí el menor tiempo posible. Me ofrecen todo,.. Incluso hoy una abuelita muy querida para mi me quería regalar sus mascarillas que acababan de darles de Protección Civil.
    Que duro y que raro todo.. Lloras, intentas reponerte... Gracias también a mis compañeros,que aunque todos tenemos miedo compartimos grandes momentos juntos.
    Llego a casa, con ese ritual diario de zapatos, llaves, bolso, móvil,ropa... "No hay besos chicos hasta que me duche y me cambie “ habré hecho algo mal.... Estaré infectada??? Ese miedo tan grande como las ganas de abrazar a mi gente!!!

  • Testimonios personal sanitario - Juan José

    Con este apartado intentaré dar voz y de alguna forma enaltecer el trabajo que están realizando los sanitarios de nuestro pais, de la rama y de grupo que sean, y en especial de aquellos que son de Castellar o tienen que ver de alguna forma con nuestro entorno más cercano, ya sea en nuestro Centro de Salud, Centro de Salud de Santisteban o incluso del Hospital San Agustin.

    Os animo a que hagáis llegar este artículo a aquellas personas que como Juanjo, un familiar del que estoy orgulloso, luchan día a día contra el Covid19 como enfermero, y nos cuenten su día a día en esta "batalla". Habría de enviarse el texto y alguna imagen (bien fotos de ellos o de lo que escojan, fotos generales, etc) a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

    GRACIAS  a todos por vuestro trabajo y entrega. Juntos lo conseguiremos.

    _____

     

    La voz de las enfermeras

    Juanjo, Enfermero de Quirófano y ahora de UCI.

    Me levanto a las 5:45h me doy una ducha para espabilarme. Me pongo hacer el desayuno, un desayuno bien completo porque lo más probable es que el sándwich que me hago para tomarlo a media mañana en el hospital vuelva de vuelta a casa por no tener tiempo para comerlo y mi hora aproximada para llegar a casa después de una dura jornada laboral será más tarde de las 16:00h si todo va bien...

    Tengo que coger el metro más temprano de lo habitual ya que debido a la situación de confinamiento que estamos viviendo hay restricciones y me gusta llegar pronto al hospital para que mis compañeros puedan contarme a mis pacientes, incidencias durante el turno, cambios de tratamiento mejoras y empeoramientos...

    Durante mi trayecto en el metro al hospital me pongo la música con mis auriculares a todo volumen e intento evadirme de la realidad. Observo a cada una de las personas que van sentadas en el vagón, mantienen la distancia de seguridad y sus caras lo dicen todo.

    Una vez entro al hospital me empiezo a encontrar con muchos compañeros, celadores, auxiliares, médicos, enfermeros nos saludamos, nos preguntamos qué tal vamos, nos damos ánimos o incluso a veces con una simple sonrisa o unos buenos días nos lo decimos todo.

    Cada día la jornada laboral promete todo cambia por minutos. Una vez en mi servicio de reanimación me dirijo a mis compañeros del turno anterior para que me cuenten todo detalladamente y me pongo manos a la obra. Me preparado medicación y cambios de tratamiento. Me pongo el EPI (equipo de protección individual) cada vez con menos ganas... Porque una vez que te lo pones no sabes a la hora que te lo podrás quitar. Es horrible el calor que pasamos con ese material que no transpira, la mascarilla haciéndote rozaduras en las mejillas de la cara y nariz y esas gafas de buzo que te aplasta el cráneo y se te empañan en la primera respiración. Pero bueno aún así con una sonrisa en la boca. Y siempre haciendo alguna broma como por ejemplo la del vídeo viral de la señora que sale diciendo en un pueblo: "me han fuñigao"...

    Mientras atiendo los cuidados y necesidades de mis pacientes con los cuales no puedo compartir ni una sola palabra debido a su estado (intubados y respirando mediante un respirador) cuando voy cama por cama a cada uno de ellos les miro a la cara les cojo de la mano y mentalmente sale una voz dentro de mí y les digo " estoy aquí, sed fuertes, todo va ir bien " , a veces pienso que me llegan a escuchar y eso me hace que no pierda la esperanza y siga fuerte aunque he de decir que a veces flojeo y algún lagrimón se me a escapado.

    Después de una jornada laboral llena de incidencias y sin parar de un lado para otro acaba mi turno de trabajo y ha pasado un día más de este infierno. Un día en el que he vuelto a dar el 100 % de mi y e conseguido superarme a mi mismo. Nos despedidos todos los compañeros saludándolos con el codo, en estos momentos se echa de menos un fuerte abrazo o un apretón de manos.

    Mientras me dirijo a mi vestuario a cambiarme para ir a descansar a casa me vuelvo a encontrar con muchos compañeros unos han superado el dia sin incidencias, pero otros flojean y ahí es donde se ve que estamos todos unidos y nos damos ánimos para volver al día siguiente con fuerza.

    Al salir del hospital vuelvo a ponerme los auriculares con la música a todo volumen y me dirijo a coger el metro para volver a casa acaba un duro dia, ahora hay que descansar y comer bien para estar fuerte mañana. Voy contestado en mi trayecto los watsap que no he podido atender de amigos y familiares dándome ánimo y confiando en mi y siempre consiguen sacarme una sonrisa.

    J.J.G.M

    Hospital la Paz (Madrid).

  • Testimonios V - Ernesto, enfermero

    Desde Guadalajara nos llega un mensaje de esperanza de manos de un enfermero castellariego que lleva tiempo prestando sus servicios en uno de sus hospitales. Muchas gracias por enviarme estas palabras y ánimo para seguir adelante en esta dura batalla.

    Os sigo animando a que contactéis conmigo o animéis a esa persona a que me envíe sus testimonios a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    Juntos venceremos. Ya queda menos

    IMAGEN : Público.es

    ----

    Soy Ernesto J. Espín Lorite, enfermero desde hace casi cuatro años y actualmente desarrollo mi trabajo asistencial en el Hospital Universitario de Guadalajara.
    De todos es conocida la actual situación sanitaria, social, económica, histórica, en la cual estamos inmersos como país, experimentando como sociedad y, en el caso de todo el personal directamente implicado, viviendo y sufriendo esta enfermedad en un primer plano.
    Los días de confinamiento avanzan, superando ya la cuarentena, y con ellos cambian nuestros ánimos, nuestros pensamientos, nuestra forma de afrontar esta excepcional situación, así como el desarrollo de nuestro trabajo en el Hospital.
    Seguimos, tal vez con un equipo debilitado en cuanto al contagio por Covid se refiere, unidos y a la vez separados, días alegres y otros más tristes al evocar la situación vivida en un turno anterior, en una semana pasada.
    No podemos tener ninguna duda de que tenemos y disfrutamos el mejor sistema sanitario del Mundo, pero este sistema se sustenta gracias al esfuerzo de todos sus trabajadores que, como engranaje minucioso de un valiosísimo reloj, trabajan, aúnan sus fuerzas SIEMPRE y, además, en estos momentos se les reconoce.
    Somos aquellos profesionales, de distintos sectores diferentes, los que unidos facilitamos la recuperación de las personas postradas, recién nacidas, intervenidas en un quirófano, que superan alguna indeseable enfermedad, etc. y también de los que nos abandonan en el gran esfuerzo del cuidado.
    Pero el mensaje que envío a mis amigos y paisanos en estos momentos en los que puedo sentarme a escribir, es el mismo que desde el primer día, lanzo verbalmente ante cualquier llamada, reunión, o interés por mi estado: ÁNIMO y SALUD.
    A pesar de que veamos actitudes poco deseables, que aumentan nuestro enfado, preocupaciones y tal vez sean mejorables, como enfermero que está ahí a pie de muchas camas, con muchas personas que esperan la salud y tantas familias que necesitan el ánimo, es el mejor mensaje que puedo enviar.
    La situación actual impide a las personas enfermas estar acompañadas por un familiar; y a la familia desarrollar nuestra más arraigada cultura de permanecer al lado de la cama transmitiendo tranquilidad, ánimo, alegría, compartiendo las buenas y no tan buenas noticias, realizando un cuidado informal. Pero queridos paisanos, el personal sanitario, en especial enfermer@s y auxiliares, estamos ahí supliendo esa tradición de acompañar, de estar.
    Sí, nosotros cogemos de la mano a las personas cuando lloran, transmitimos alegría, y si es necesario abrazamos, todo esto manteniendo la comunicación con la familia, siempre y cuando nuestra elevada carga de trabajo nos lo permita.
    Conociendo muchos testimonios, puedo afirmar, que estamos en la ida y la vuelta. Somos los que animamos a una madre a empujar deseosa de ver a su hijo y también estamos ahí, cogiendo la mano, diciendo unas palabras de aliento a las personas, que indistintamente de su enfermedad o de su edad, abandonan este mundo.
    Si adopto el papel de familia, me duele terriblemente esta situación, lo que ocurre en los hospitales, pero rápidamente se me activa el papel profesional confiando en que todas las personas que están internadas en un hospital están recibiendo la mejor atención, el mejor cuidado y acompañados por nosotros.
    Estamos mejorando, lo estamos haciendo bien pero no nos podemos relajar. Apliquemos el sentido común, la deliberación y los consejos acertados que nos transmiten nuestras autoridades sanitarias.
    Hay que estar alegres porque así saldremos victorioso de esta situación, rectifico, haremos llevadera esta situación que se prevé que siga conviviendo con nosotros.
    Gracias. Cada aplauso diario es un reconocimiento, igual que un mensaje en cualquier red social, una llamada o un mensaje de ánimo. Ahora bien, hemos sido, somos y seremos los mismos profesionales en los que todos estamos confiando, los que nos enfrentamos a situaciones difíciles y los que corremos un altísimo riesgo de contagio. Recordemos esto cuando por una dolencia no urgente acudamos a un servicio de urgencias, cuando incumplamos una dieta para mejorar una enfermedad crónica, al realizar una actividad temeraria que nos asegure pasar por un quirófano, o incluso cuando nuestra indignación la paguemos con una amenaza al profesional que nos atiende, cuando insultemos al demorarse cinco o diez minutos la atención, cuando parar a tomar un café y un desayuno era casi un delito, ahora, un imposible.
    Gracias por confiar en nosotros y gracias por cumplir las recomendaciones.
    Ánimo y salud.

     

  • Testimonios VI - Cristina, médico de emergencias

    Quinta entrega. En esta ocasión una castellariega que nos cuenta desde fuera su experiencia como médico de urgencias. Esta artículo me fue enviado hace algunos días, pero por falta de tiempo y sobre todo porque no nos poníamos de acuerdo con la foto a poner, no se ha publicado antes. Al final se ha puesto una foto de archivo anterior a la pandemia, en la que aparece con sus dos compañeros.

    Muchas gracias por tus palabras Cris. Mucho ánimo, esperemos que todo salga bien y que en breve podamos vernos por las calles de Castellar. Mucha fuerza. Venceremos a esta pandemia.

    --------------------

    Mi nombre es Cristina Jiménez, a los que me conocen saben, que mi vocación por ser médico viene prácticamente de nacimiento, soy la hija de Lola, la enfermera.
    Mi día a día se desarrolla en una UVI móvil, en Quintanar de la Orden, un pueblecito de Toledo.

    En el equipo, que ya es familia, somos 4, dos técnicos, un enfermero y yo.
    Desde hace alrededor de dos meses, luchamos contra el enemigo público número 1, el COVID 19.

    El turno es de 24 horas, a nuestra llegada a las 9 am, nos preparamos para la peor batalla que hemos librado nunca.
    A una distancia prudencial entre nosotros y bien ataviados con nuestras mascarillas y guantes, procedemos a revisar la UVI : monitores, mochilas, medicación y EPIS, (para los que no lo saben, son nuestros equipos de protección individual, esos por los que tanto hemos luchado y aún así no son muy generosos).
    Una vez realizado el chequeo, sobre todo de los EPIs disponibles, y si el tiempo lo permite, tomamos una taza de café , el ambiente es raro y tenso, aunque seamos familia, nuestro pensamiento es el mismo “ cuando acabará esto?”.
    Sumidos en una falsa tranquilidad, suena el teléfono: “ paciente de 55 años ahogo y fiebre”, taza medio llena en el fregadero, abroche de botas y en marcha.
    De camino al lugar, pensamos la estrategia, esa que tanto hemos ensayado, pero que no permite un mal gesto, porque después viene el contagio.
    Una vez en el domicilio nos ataviamos con nuestros ya compañeros y muy familiares EPIS, normalmente entro yo, y si se precisa, el enfermero y el otro de los técnicos, siempre garantizando que uno de ellos esté limpio.
    El ver a un paciente enfermo y asustado, como si de un astronauta me tratase es raro y frío, pero no tenemos otra manera, el contacto debe ser mínimo, aún así, detrás de todo el material, la mirada lo dice todo.
    En este caso tuvimos que llevarnos al paciente , precisaba hospitalización, el trayecto que tenemos hasta el hospital de referencia, es un trayecto árido, pero aún así el contacto a través del doble guante, reconforta al que está tumbado en la camilla, enfermo y asustado.
    Tras haber dejado al paciente, hay que desinfectar todo, incluidos nosotros. El técnico que está limpio nos ayuda, desinfectante y mucha calma para no fallar al quitarnos el EPI, tras 40 minutos ozonificando la UVI, volvemos a base, volvemos a estar operativos. Volvemos a la falsa tranquilidad.
    Una vez transcurridas las 24 horas, más que el cansancio físico, es el agotamiento mental, es la incertidumbre de lo que va a pasar, y es sobre todo la incertidumbre de estar contagiada y contagiar a mi familia.
    Aun así la vocación es mayor que cualquier miedo, y aún así a pesar de todo, seguimos luchando.
    Sin duda es la peor batalla que hemos librado nunca. Pero saldremos y saldremos fuertes, y nos volveremos a abrazar.

    Cristina Jiménez, médico de emergencias.

  • Testimonios VII - Noemi Simón, enfermera

    En esta ocasión toma la palabra Noemi Simón, coordinadora del Centro de Día de Mayores Virgen de Consolación que Aura tiene en Castellar. Mucho ánimo. Pronto volveremos a la normalidad

    ------

    Empiezo con mi testimonio y os cuento un poco mi trayectoria profesional de enfermera.

    Empecé a trabajar en la Residencia Aura sorihuela en 2011, después me destinaron a Aura los Leones en Marmolejo, una vez di a luz de mi Hija Martina regrese a mi pueblo a realizar lo que más me gustaba Cuidar de los mayores de mi pueblo(quién me lo iba a decir a mi). Abrimos el centro de día "AURA VIRGEN DE CONSOLACION" en abril del 2018. ¡Que suerte la mía! Todo era un sueño que al final se hizo realidad.

    Poquito a poco conseguimos la confianza de muchas familias y eliminar todos los perjuicios que los mayores tenían en este tipo de recursos y lo conseguimos con un 100%de ocupación y con pensamiento de ampliar plazas. Iba todo sobre ruedas y nuestros mayores encantadísimos, pero llegó el maldito 13 de marzo y todo cambió. Tuvimos que cerrar las puertas y os lo puedo asegurar han sido unos días muy muy difíciles para todo el equipo y para los usuarios. Intentábamos transmitir y explicar a todos los mayores el motivo, sin alarmar, sin preocupar y con tranquilidad, pero dentro de nuestro corazones teníamos miedo, incertidumbre y muchas dudas que no tenían explicación. A día de hoy aún no sabemos cuándo podremos abrir las puertas, pero estamos seguras y tenemos muchas esperanzas, que muy pronto lo haremos, con más ganas y fuerza que nunca.
    El 1 de abril, vuelvo a mí casa a mi querida residencia AURA SORIHUELA donde crecí, el primer día muy nerviosa y con miedo pero cuando llegué, parecía que no me había ido de allí y que no había pasado el tiempo, me sentía muy muy feliz.
    Una vez llego a mi puesto, me coloco mi uniforme, gorro y mascarilla. Cuando comienzo mi rutina cambia todo, me sumerjo en ese mundo tan maravilloso que no se puede explicar, transmito mucho mucho cariño y amor, le doy todos esos cuidados y mimos que necesitan porque ellos nos necesitan más que nunca y siempre intento dar todo lo mejor de mi.
    Una vez finaliza el turno y pasa otro día más, salgo con mucha energía, satisfacción y gratificación de estar cuidando de todos ellos.
    Llego a casa y toca el protocolo de desinfección de todos los enseres personales, a ducharse y a disfrutar de la familia.
    Por ultimo quiero decir que me siento muy orgullosa de Aura Sorihuela, porque no hay ningún caso positivo y gracias al esfuerzo de todo el equipo que lo compone lo conseguiremos. Estoy segura que todo saldrá bien. Un día más es un día menos.

  • Testimonios VIII - Protección Civil, al servicio de todo un pueblo

    A veces hay trabajos o dedicaciones que no son "recompensadas" como se merecen. Y no me refiero a económicamente. 

    A veces se hacen labores importantes, de manera desinteresada, que vemos como normales y que no valoramos en su justa medida. En esta pandemia que por desgracia estamos pasando está uno de esos ejemplos, el de un grupo de hombres y mujeres de Castellar que dedican parte de su tiempo a poner su granito de arena para que este confinamiento haya sido y sea más seguro, más llevadero y más "humano". Me refiero al grupo de voluntarios de Protección Civil.

    Silve, Loli, Jose Manuel, Andrés, Esmeralda, Maria Esther, Francisco, Mari, Aniceto y Rafa (espero no saltarme alguno, si no decírmelo) han estado trabajando durante todos estos días, desde marzo, dentro de sus posibilidades y repartiéndose en turnos, para que a algunos enfermos y mayores de nuestra localidad no les faltara ese medicamento, o esa pequeña compra, e impedir que salieran y se expusieran o, como siguen haciendo, llevan un pedacito de felicidad a nuestras casas cuando se da que es el cumpleaños de uno de nuestros reyes o reinas de la casa, y no hemos podido celebrarlo con nuestros seres queridos. Esta foto es de hace un mes, pero puedo decir que aún me emociono al ver todo lo que sentí ese día, a pesar de que mi "grandullón" no se enteraba de nada, y estuvo en estado de shock todo el tiempo. Desde aquí felicitar al Ayuntamiento por esta magnífica iniciativa, a Felix, por la parte de la megafonía, y como no, a una de nuestras empresas más conocidas, Dulcería Macias, por el detallazo en forma de tarta.

     

    En su día le pedí a Maria Dolores, una de las integrantes, que me dijera en unas pocas palabras qué sentían en estos días, y su testimonio fue el que sigue:

    "Me han pedido que  cuente como estoy llevando esta situación que todos estamos pasando, y más que a nivel personal me gustaría hacerlo a nivel de grupo, puesto que junto a mis compañeros de Protección Civil nos sentimos muy recompensados a diario por tod@s nuestros paisanos cada vez que se nos agradece cualquier gesto o labor que hacemos en nuestra "rutina diaria", desde hacer la compra, a llevar medicinas adquiridas previamente en las farmacias de nuestra localidad, o simplemente la de llevar una mascarilla allá donde se necesite.

    Quizá los momentos más emotivos son los de ver las caritas de los niños cuando nos acercamos a sus domicilios a cantarles en el día de su cumple... son momento gratificantes.

    Podría contar multitud de pequeñas cosas que nos hacen felices en esta pandemia y que antes pasaban totalmente desapercibidas.

    Ya que se me da la oportunidad, quisiera dar las gracias a todos y a cada uno de los integrantes de nuestras familias, por entender que, a pesar de exponernos a un riesgo nosotros, ( y por la parte que les toca a ellos también ), nos apoyan y entienden, porque este grupo es feliz ayudando allí donde se puede.

    Esto no quiere decir que no se haya tenido y se tenga miedo... todos tenemos nuestros momentos y días malos y de preocupación... los hay... pero a veces es mejor y necesario centrarse en lo bueno. De esta pandemia saldremos más fuertes todos, y valorando muchísimo más algunas cosas que pasaban inadvertidas, como por ejemplo la solidaridad".

    Desde que se inició la pandemia, aquel 14 de marzo, el Grupo de Voluntarios de Protección Civil de Castellar ha participado en los siguientes servicios (a fecha 1 de mayo, fecha en la que con la desescalada algunos de ellos fueron siendo suprimidos) 

    - Se han hecho al día de hoy 57 servicios de entrega de alimentos, farmacia, centro medico y bancos a personas dependientes.
    - Se han felicitado en su cumpleaños a  unos 70 niños.
    - se han colocado carteles de buenas practicas en todos los locales. Se facilito mascarillas y a todas las personas aunque no tuvieran el grado reconocido de dependencia relación facilitada por el ayuntamiento.
    - Se recogieron y distribuyeron mascarillas en el operativo a través de subdelegación, delegación, diputación y centro de emergencias 112.
    - Se distribuyo el material comprado por el Ayuntamiento para la confección de mascarillas y batas y su recogida posterior.
    - Se distribuyeron los libros del colegio y guardería incluidos los cortijos del termino.
    - Se ayuda a la desinfección del municipio cada tres días.
    - Se distribuyeron las pantallas epi a todos los comercios, gasolineras y farmacias.
    - Se están distribuyendo a todos los niñ@s de castellar casa por casa las mascarillas que se han confeccionado por personas voluntarias para ellos, no hemos terminado todavía y NINGUN NIÑ@ de castellar se quedara sin su mascarilla, si alguno cuando termine la distribución no la ha recibido, que se ponga en contacto con el Ayuntamiento para poder llevársela. Son aproximadamente 500 niños. No tenemos privilegios con ningún niño.

    Ellos a cambio han recibido la mejor retribución del año: la sonrisa de felicidad de los niños, el agradecimiento de las personas mas necesitadas, vuestros mensajes de apoyo y animo y las lagrimas de emoción de las personas mayores y demás. Y sobre todo saber que responden, que están ahí y que hacen posible que Castellar esté más fuerte, sea más solidario y esté más protegido.

     

    En el mismo día en el que de publica este artículo, se están repartiendo por parte de este grupo de voluntarios, mascarillas quirúrgicas y gel hidroalcoholico a los locales, establecimientos, bares y restaurantes de Castellar, por cortesía del Ayuntamiento bde Castellar

    En nombre de todos los castellariegos y castellariegas, muchísimas gracias por vuestro trabajo, vuestra dedicación y vuestras horas de servicio.

    GRACIAS A TODOS

  • All
  • Averia Por Obras
  • Avería
  • Aviso
  • Ayuntamiento De Castellar
  • C.E.I.P. Román Crespo Hoyo
  • Cadena Dial Villacarrillo
  • Colegio Público Román Crespo Hoyo
  • Corte De Agua
  • Covid
  • Curso Escolar
  • Enlaces Externos
  • Entrevista
  • Europa Press
  • Guardia Civil
  • Junta Local De Seguridad
  • Mariscos Castellar
  • Mejora De Redes De Abastecimiento
  • Oferta De Empleo
  • Premio LANDALUZ
  • Radio Villacarrillo
  • Ratio
  • Reunión Inicial Padres Y Madres
  • Somajasa
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
  • All
  • Asociación De Mujeres Camino Real
  • Asociación De Mujeres Clara Campoamor
  • Colegio De Adultos Vicente Soto
  • Covid
  • EMD
  • Escuela Municipal De Deportes
  • Inicio Curso Escolar
  • Inscripciones
  • Taller
  • Taller De Sororidad
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
  • All
  • Asodeco
  • Café Literario Del Condado
  • Cancelación
  • Concentración De Clásicos
  • Concentración Del Tractor Clásico
  • Conocer Mi Territorio
  • Covid
  • Covid19
  • Cueva De La Lobera
  • El Condado
  • Leyenda
  • Montizón
  • Representación Teatral
  • Teatro La Paca
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
turismo_cultura.jpg
fiestas_populares.jpg
deporte.jpg
  • All
  • Agrupación De Voluntarios De Protección Civil De Castellar
  • Agrupación Guerrero
  • Aimar
  • Asamblea General Ordinaria
  • Ayuntamiento De Castellar
  • C.D. Castellar Ibero
  • Calixto Alcázar
  • Convocatoria De Elecciones
  • Covid
  • Diario Jaén
  • Espíritu Deportivo
  • Ivoox
  • Nueva Equipación
  • Podcast
  • Premio Espíritu Deportivo
  • Premio Reino De Jaén
  • Premios Reino De Jaén
  • Radio
  • Radio Villacarrillo
  • Reelección Electoral
  • Requisitos
  • Vuelta A La Competición
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
  • All
  • Coronavirus
  • Covid
  • Covid19
  • Cristina Jiménez
  • Cultura
  • Enfermero
  • Ernesto J. Espin Lorite
  • Fiestas Patronales
  • Fiestas Populares
  • Lucha Contra El Coronavirus
  • Médico De Urgencias
  • Noemi Simón
  • No Fiestas
  • Onda Cero Jaén
  • Opinión
  • Pandemia
  • Pedro Rubio Martínez
  • Podcast
  • Protección Civil
  • Radio
  • Testimonios
  • Testimonios Sanitarios
  • Turismo
  • Verano
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
load more hold SHIFT key to load all load all