email facebook instagram twitter

Juan de Dios González Carral, una vida al servicio de Castellar, por Cristobal López Serrano

Nuestra historia local es rica en hechos acaecidos en la misma, siendo igualmente variado nuestro acervo cultural y patrimonio artístico.

Estimo sería bueno dedicar estos renglones mal pergeñados a los castellariegos que pasaron forjando su historia y dejando su impronta en cada una de sus páginas.

De siempre se ha dicho que los pueblos son los que han hecho sus hombres y, tengo la impresión que jamás nos hemos parado a pensar sobre las personas que lo han configurado.

Nombres que nunca encontraremos en ningún manual de historia, pero que podremos hallarlos en el rótulo que da el suyo a algunas sus calles: Mendo de Benavides, Juana Olid, los Pepe López, Juan de Dios González, Jacinto Rodero, Doroteo Villalba…

Otros en los libros de actas del Ayuntamiento: D. Diego Cledera, D. Andrés Hervás, D. Pedro González Hervás, y un largo etc cuando fueron alcaldes. En otras actividades, como D. Alfredo Hidalgo Lorite, D. Gabriel Galdón, D. Antonio Torrijos. Maestros y profesores: D. Ventura Hoyo, D. Valentín García, D. Casildo Pérez. Tantos y tantos castellariegos.

Honrados trabajadores de piel curtida por viento y soles de nuestros campos; artesanos y profesionales al servicio del pueblo, que con el trabajo bien hecho, contribuyeron a su bienestar y prosperidad.

Causa tristeza observar a la gente “que viene empujando”, las nuevas generaciones, por fortuna no todas, que desconocen sus ancestros y raíces; no por mala fe, si no porque por apatía o metidos en el barco de la vida, su ajetreo, su devenir, no tienen tiempo para estas cuestiones, sonándoles un poco raras todas estas cosas. La verdad es que tampoco nosotros nos ocupamos, no hemos tenido tiempo o no sabemos inculcárselas. Para mí, siempre ha resultado una verdadera gozada departir con las personas ya mayores y sonsacarles cosas del pueblo.

Consciente de que para cada uno de los nombres reseñados podríamos dedicar un buen número de páginas, me dedicaré a uno de ellos, que en su día, su personalidad me marcó, siendo yo un niño y él un anciano. Se trata de D. JUAN DE DIOS GONZALEZ CARRAL, una persona irrepetible, que se desvivió por Castellar y a quien creo no se le ha hecho la debida justicia.

Viene al mundo D. Juan de Dios un 3 de Abril de 1883, en la calle de la Iglesia, que hoy lleva su nombre, en el número 22.

Sus padres fueron D. Senén González Sanjuan y Dª Mercedes Carral Polo, primogénito de siete hermanos.

Nacido en el seno de una familia acomodada, su infancia, creemos sería igual a la de cualquier crío de su edad. Aprendió las primeras letras en la Excolegiata, para después pasar a cursar los estudios de Bachiller en el Colegio de los PP. Agustinos de Madrid, a los 14 años.

A esta edad ya empezaban a perfilarse los rasgos de lo que después sería su carácter enérgico y tenaz, que contrastaban con la fragilidad de su salud, debiendo pasar los veranos en una finca de sus padres para reponerse del trabajo estudiantil durante el curso.

Muere un siglo y nace otro. Con su juventud recién estrenada, pasa a cursar estudios de Ingeniería Industrial en Barcelona.

Tiempos duros y difíciles aquellos, coincidentes con la pérdida de las colonias de Ultramar, que dejaron tan marcados a tantos jóvenes de su generación.

Dª Emilia Pardo Bazán decía que no había juventud en España y los tiempos eran poco favorables para pensar en la literatura y en las artes. Problemas económicos y sociales que, junto con los políticos, llenan el horizonte de negros nubarrones que se hacen notar en la atmósfera de los umbrales del siglo XX, empezando a llegar a España las primeras costumbres modernistas que, lógicamente a D. Juan de Dios, inmerso en el ambiente universitario, también afectaron. Según testimonio de alguno de sus familiares fue un estudiante responsable y aventajado, de tal manera que a la edad de 21 años era ingeniero industrial con un brillante futuro.

Finalizó con brillantez sus estudios y pasó a desempeñar la dirección de la Compañía Cros en Málaga, donde dejó constancia de su buen hacer profesional.

Fue aquí donde empezó a notar los primeros síntomas de su enfermedad que con el tiempo le habría de dejar ciego.

Regresó a Castellar y nuevamente viajaría a Barcelona para someterse a una intervención quirúrgica que le efectuó el Dr. Barraquer padre.

Posteriormente se hizo cargo de la Dirección de la fábrica extractora de aceite de orujo de la Vega.

Ya en nuestro pueblo, su inquietud por la localidad, le empujó a formar parte del Ayuntamiento del que fue nombrado Concejal de Instrucción Pública, el 5 de Enero de 1918, alcanzando importantes mejoras en esta parcela de su responsabilidad y presentó su renuncia por motivos profesionales el 25 de Enero del siguiente año.

En esta etapa de Concejal, en sesión del 12 de Enero de 1918 a propuesta suya, se acordó la conducción de las aguas de la fuente pública del “Caño” al interior de la población, en cargándosele en su condición de ingeniero, la redacción del correspondiente proyecto.

Nombrado Alcalde en 1924, preside la primera sesión plenaria del Ayuntamiento, el 28 de Marzo de 1924, cesando en este cargo el 26 de Febrero de 1930

Durante su mandato se llevaron a cabo obras de capital importancia que mejoraron notablemente la infraestructura de nuestro pueblo. La más importante fue la traída de aguas para el abastecimiento del mismo e instalación de fuentes públicas en lugares estratégicos y su conducción a los domicilios particulares, no teniendo que depender de las fuentes del Concejo desperdigadas por el término municipal y que hoy están abandonadas.

En sesión del 8 de Abril de 1924, oído el informe de un perito, se acordó la realización de prospecciones acuíferas en los “Altos” y “Hoya de Juan de Avila”.

Posteriormente, D. Juan de Dios, el 12 de agosto de 1925, presentó el oportuno proyecto elaborado por él, para la definitiva traída del agua al pueblo terminada totalmente en el año 1929, habiéndose abastecido hasta 1961, cuando entró en servicio el embalse del “Dañador” del que actualmente nos surtimos.

El 20 de Noviembre de 1925 presentó el proyecto de construcción del nuevo cementerio municipal por ser insuficiente el de la Veracruz, eligiéndose su emplazamiento en el sitio denominado “El Portichuelo”, al NE de la localidad y es el existente hoy.

Amenazando ruina el edificio de la Casa Consistorial, el 26 de Julio de 1926, propuso la adquisición de una c asa para la edificación de un nuevo Ayuntamiento, en el lugar que hoy ocupa (este dato ya no es correcto. En 1999 se dejó ese emplazamiento para trasladarse al Castillo de Pallarés, una vez hubo sido rehabilitado).

El 13 de Diciembre de 1928, creó una nueva escuela de niños en el casco urbano.

El 14 de Abril de 1928 se instaló la primera estación telefónica en la localidad. Mucho antes funcionaba la telegráfica.

Fue también en este tiempo cuando se proyectó y entró en servicio el acceso a la población por la Fuente de Abajo, a través de la Carretera Linares-Orcera.

Igualmente se diseñó el plan de ensanche del pueblo al Oeste. Se crearon nuevas calles y plazas y por donde aún sigue creciendo, ubicándose posteriormente las “casas baratas” en los años 50, y el cuartel de la Guardia Civil, así como la Glorieta o Plaza de España.

A grandes rasgos, estas fueron las realizaciones más significativas de D. Juan de Dios, Alcalde, y como antes de dijo, de gran trascendencia para nuestra localidad.

Existen gran número de casas que así mismo proyectó y que embellecen y hermosean la Avd. Andalucía – calle de la Villa-, especialmente la de D. Francisco Palacios. También en la Avd. de Andalucía, de estilo andaluz ocupada por la familia Chacón, y la perteneciente a la familia Albacete. En la calle de su nombre, la de D. Juan Gómez y en la Avd. Virgen de Consolación la de D. Esteban Segura. Todas ellas con un encaje perfecto en su entorno, ennobleciéndolo. Los inmuebles citados son los más significativos, habiendo otros igualmente proyectados por él.

Y llegamos a lo que entiendo su faceta más humana y agradable: la de enseñante.

Existen por nuestra geografía gran cantidad de personas de profesiones diversas, médicos, abogados, militares, profesores, ingenieros y artesanos cualificados, hijos del pueblo o de los contornos, para quienes el nombre de D. Juan de Dios evoca cariño y respeto, gratitud y reconocimiento. Evoca a la Excolegiata.

De todos es sabido que el gran prohombre de Castellar, D. Mendo de Benavides, realizó una fundación, allá por 1690, destinada a la educación de los hijos del pueblo, que se materializó en la Colegiata del Señor Santiago, con una capilla y colegio a los fines expresados.

Dicho colegio, tras diversos avatares, tuvo momentos de esplendor y decadencia y D. Juan de Dios, movido por su celo hacia las cosas del pueblo, lo impulsó de nuevo, reorganizándolo y dotándolo de un eficiente profesorado, haciendo que de él salieran promociones de estudiantes con un alto nivel de preparación, que dejaron muy alto el pabellón del colegio en cuantos exámenes se presentaron.

Don Juan de Dios siguió asistiendo puntualmente a sus clases de Física, Química y Matemáticas, a pesar de estar sordo y ciego, hasta qu ele colegio se cerró por la entrada en funcionamiento de los Institutos de Bachillerato.

En su dilatada vida como docente son innumerables las anécdotas protagonizadas por sus alumnos, que pretendían quedar bien en sus clases, leyéndole directamente del libro las preguntas que les hacía, aprovechándose de sus disminuciones físicas y que con su perspicacia y agudeza características descubría. Estos, avergonzados, le pedían perdón por su falta de honradez.

Hombre de inquietudes religiosas, tenía diatribas con los curas de turno, exponiéndoles sus dudas, pero en el fondo, cristiano a machamartillo, sentimiento que trataba de inculcar a la juventud, al igual que su pasión por la música, teniendo constancia de que en sus años mozos hizo pinitos líricos.

Y se quedó con nosotros. Se quedó con nosotros, no solo por sus realizaciones sociales y culturales. Se quedó en su publicación del libro CASTELLAR DEL CONDADO DE SANTISTEBAN, editado a sus expensas, que trata de la historia de nuestro pueblo. Posteriormente publicó una separata al mismo sobre el Templo Ibérico de la Lobera. Artículos en revistas, uno de ellos en 1941, denunciando el estado de ruina de la Parroquia de la Encarnación que tuvo que ser cerrada al culto por aquellas fechas y nuevamente abierta en el año 1954

De la primera publicación, por razones económicas, no se hicieron muchos ejemplares, rogando a nuestras Autoridades que arbitren, busquen y tomen las medidas necesarias para que pueda ser reeditado y que se tenga conocimiento de nuestra historia y cultura tan magistralmente descrita en ésta.

Como una llama, poco a poco se extinguió D. Juan de Dios. Falleció el día 6 de Marzo de 1975, constituyendo el acto del sepelio una gran manifestación de pesar, acudiendo a darle el último adiós gran cantidad de los que fueron sus alumnos.

Entiendo es mi obligación el reiterar que se haga justicia a esta persona y sugerir al Ayuntamiento el reconocimiento a tanto desvelo, nombrándole Hijo Predilecto de esta Villa, que siempre ha sabido ser agradecida. (Don Juan de Dios González Carral (1883 -1975), alcalde de Castellar (1924 -1930), gran benefactor del pueblo y autor de la "Historia y Geografía de Castellar", fue nombrado "Hijo Predilecto" a título póstumo el 22 de febrero de 1996, siendo alcalde don Antonio Robledo Morales)

En la fecha de su fallecimiento, se tomó la iniciativa de erigir un busto a su memoria o colocar una placa en la casa donde nació.

Autoridades: ¿aceptan la idea?. Pues ahí queda.

Cristobal López Serrano.

Cronista Oficial

NOTA-. En la foto, el párroco de Castellar por aquellas fechas, D. Ramón Romera Vera, en el centro D. Juan de Dios González Carral, y a la derecha, Dª Conchita Fernández Chicano, directora del Museo Provincial de Sevilla, enviada por la Universidad de Sevilla en busca de datos arqueológicos relacionados con las Cuevas de la Lobera

  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
turismo_cultura.jpg
fiestas_populares.jpg
deporte.jpg
  • All
  • C.D. Castellar Ibero
  • C.D. Castellar Ibero Cadete
  • C.D. Castellar Ibero Fútbol Sala Femenino
  • Castellar Ibero Cadetes
  • Castellar Ibero Femenino
  • Castellar Ibero Veteranos
  • Colección
  • Copa Delegada Del Gobierno
  • Copa Delegada Estatal
  • Copa Diputación
  • Fútbol
  • Irene Anaya Torres
  • Municipal San Benito
  • Pabellòn La Espinosa
  • álbum De Cromos
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
  • All
  • Arquillos
  • C.D. Beas De Segura Fútbol Sala Femenino
  • C.D. Castellar Ibero
  • C.D. Castellar Ibero Fútbol Sala Femenino
  • Covid
  • Emisión En Directo
  • Escuela Municipal De Deportes De Jódar
  • Fútbol
  • Jódar C.F.
  • Liliana Rey Aguero
  • Municipal San Benito
  • Opinión
  • Pabellòn La Espinosa
  • Twitch
  • Vilches
  • Youtube
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
load more hold SHIFT key to load all load all

Enlaces externos

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

 

Tiempo en Castellar

Como llegar